info@absolutaloe.com

Aloe vera y sus beneficios para el acné

 Conocido por sus propiedades analgésicas y cicatrizantes, el aloe vera se impone como una opción económica, natural y eficaz al momento de tratar enfermedades cutáneas como el acné. 

El aloe vera para la cicatrización de heridas causadas por acné, es una de las mejores alternativas. Sin embargo, existen también, medicamentos que pueden lograr un cambio excepcional en poco tiempo, pero como todo, son químicos; uno de estos fármacos usado como tratamiento de alto poder en la cura del acné, es el llamado “Roacutan”. No obstante, tienen efectos secundarios graves como resequedad de la mucosa y de los labios, esto causa rompimiento y sangrado en los mismos. Por ende, la recomendación, es usar aloe vera para obtener resultados iguales o superiores y eliminando estos riesgos.

Existen muchas opciones para el tratamiento del acné con aloe vera. Obviamente,  lo más común, es utilizar el gel de la penca de aloe directamente en el rostro y dejarlo actuar por unos 15 o 20 minutos. Luego, enjuagar con abundante agua. Sin embargo, esta no es la única alternativa, para aquellos que no les gusta utilizar directamente el aloe sobre su rostro, pueden adquirir cualquier tipo de producto con extracto de aloe vera o aceites puros del mismo.

En términos generales el aloe vera posee propiedades antibacterianas, las cuales son determinantes y además eficaces en el tratamiento del acné, reduciendo el enrojecimiento y la inflamación de las lesiones. De este modo, logra evitar que las heridas del acné se infecten y acumulen pus. Además de esto, la sábila, contiene lactato de magnesio que ayuda a aliviar la comezón en la zona afectada, la cual es normalmente el rostro.

Esto no es todo, el aloe vera cumple con la función por la cual es más reconocido a nivel mundial: la regeneración y estimulación del crecimiento de nuevas células hace que las heridas y lesiones por el acné disminuyan, incluyendo aquellas dejadas por quistes.

Una de las mejores formas de aplicar aloe vera es, además de las nombradas, la mascarilla casera. Esta se preparara de manera muy sencilla y puede ser refrigerada para usarse varias veces. Para hacerla se necesita: aloe vera, miel y agua de rosas. Sólo hay que tomar todos los ingredientes y licuarlos, tomando en cuenta que el aloe debe ser picado en cuadros pequeños y sin piel o concha. A continuación, la persona deberá aplicar en la cara durante al menos 20 minutos, para luego enjuagar con abundante agua. Se recomienda no usarla todos los días; puede usarse unas 3 veces por semana, durante al menos 6 meses para obtener resultados a largo plazo.

[esgracias]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *