info@absolutaloe.com

Theme Unique Blog

HomeSaludAloe Vera, el mejor remedio para las raspaduras

Aloe Vera, el mejor remedio para las raspaduras

Aloe vera raspaduras - AbsolutAloe

Te comentamos cómo el fantástico Áloe vera ayuda a las raspaduras a curarse a la perfección. Sin duda alguna, un excelente remedio cuando se tienen niños que juegan sin cesar y que muchas veces pueden sufrir pequeños percances

Aloe Vera, el mejor remedio para las raspaduras

No importa qué tan adulto seamos, siempre podemos tener algún percance que afecte nuestra piel. Por ello debemos saber que a veces tenemos alcance de la mano el mejor remedio natural al cual podemos optar: el Aloe Vera para las raspaduras, ya que gracias a sus componentes el proceso de curación es mayor.

¿Por qué usar el Aloe?

Esta planta que la podemos tener tranquilamente en nuestra casa sirve para calmar el ardor y el dolor gracias a sus propiedades antinflamatorias, cicatrizantes, antibacterianas y analgésicas que actúan inmediatamente una vez que la aplicamos en la zona afectada.

La sábila o el aloe vera evita que la raspadura se infecte y evita las molestias que se puedan generar tras cualquier tipo de roce, ya sea con ropa o por contacto físico, debido a que gracias a sus propiedades curativas las células se regeneran rápidamente, evitando a su vez que queden cicatrices.

El mejor remedio casero

Para atender cualquier tipo de raspadura en nosotros o en cualquier ser querido, en especial los niños pequeños que son muy inquietos,  solo necesitas coger una hoja de sábila mediana, preferiblemente escoge una madura, de las que están en el extremo de la planta porque generalmente tienen un año de vida, y cortarla. La sustancia que bota, el alcíbar, es la savia del Aloe y es lo que vas a echar sobre la raspadura.

El alcíbar contiene, entre otras tantas cosas, yodo que es ideal para parar la infección y ayudar con la cicatrización. Una vez que esa parte de la hoja se seque, corta de nuevo y vuelve a repetir el procedimiento. Verás cómo el ardor desaparece rápidamente, tu piel comienza a cicatrizar y después no tendrás ningún recuerdo físico de que en algún momento tuviste un percance en esa parte de tu cuerpo.

[esgracias]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *